miércoles, 4 de julio de 2012

Personas



Es extraño, pero cuando crees que lo sabes todo acerca de una persona, da un giro inesperado, cambia y de repente, descubres otra parte de ella que estaba oculta. Las personas no suelen cambiar demasiado, todos los cambios que aparentemente muestran son solo formas de esconder esa parte, que suele ser la más bella y que por alguna u otra razón queda enmascarada entre las apariencias. Suelen decir que una persona es quien es por las decisiones que toma y por el camino que sigue, pero no creo que sea así. Las personas cometen errores, se equivocan en sus elecciones. Y eso es inevitable. Por eso la calidad de alguien como persona no está en sus decisiones, sino en su forma de tratar a aquellos que considera inferiores, ya sea en edad, en habilidades o en educación. Es esto lo que nos hace grandes, a pesar de los muchos errores que podamos cometer. Es en esa parte escondida donde reside el valor de la raza humana, ese impulso que nos lleva a actuar de una u otra forma con los demás, ese destello que revela en un instante la verdadera naturaleza del hombre.