lunes, 11 de octubre de 2010

El ocaso de una estación

Y al marcharse, comprobé mi lista de conectados en el chat de Tuenti. Mi plan B se había esfumado. Y fue entonces cuando lo comprendí todo. Las galletas de la fortuna, las canciones, TODO. Por lo general, la vida no te ofrece segundas oportunidades; o te subes al tren cuando pasa o te quedas plantado en la estación. La respuesta que tanto había buscado estaba en mi interior, y ahora sólo me quedaba aceptarla. Y por último, pero no más importante, la felicidad debía buscarla día a día, y no vivir pensando en lo que habría podido haber pasado si hubiese subido a ese tren.

Es bonito ver un mismo paisaje desde distintos trenes, pero quizás es más bonito sentarse en la estación a ver esos trenes pasar.

2 comentarios:

  1. Me encanta: D
    De verdad me siento muy identificada. Muchas personas me dicen día a día que debería hacer o dejar de hacer, que así todo seria "mejor para mi", que tenga en cuenta que los trenes no pasan 2 veces en la vida. Pero la verdad es posible que lo que yo opine q es MEJOR PARA MI sea sentarme a mirar cómo pasan esos trenes y vivir mi vida. Puede ser que me arrepienta y sea tarde, algún día… pero me lo tomare con humor :D

    Un beso muy grande Mari Carmen

    ResponderEliminar
  2. Maria Carmen, simplemente, me encanta como escribes y ese aire tan literario. Genial. Y por cierto, totalmente, como pienso yo. XD

    ResponderEliminar