lunes, 9 de agosto de 2010

Un instante de una torturada existencia

Déjame vivir. Deja de aplastarme el corazón contra el pecho, cruel, maldita. Deja de meter tu daga en mi herida, sádica, cínica. Déjame recorrerte, volar sobre ti como si no existieses, hedionda, fétida y supurante llaga. Tú, que me impides verle, tocarle, besarle. Tú, que insultas con tu presencia a la razón de toda existencia, ¿por qué no desapareces, por un segundo, tan solo? ¿Por qué no te haces a un lado y te burlas junto a mí de las leyes que rigen el universo? Desafiémos la física, la química y todas las ciencias de este mundo conocido; permíteme deslizarme por tu abismo abigarrado de obscuridad sin fin, rompe de una vez tu siempre rutinaria rutina y déjame imaginar que sueño que viajo hasta encontrarle. Si quieres, ahora yo puedo ser tu amiga, maldita compañera de viaje compelida, con la única condición de que consientas que mi rostro descanse en su pecho, azabachada sombra de otros tiempos, condenada portadora de amarguras, concédeme un solo deseo: haz posible que duerma en sus brazos, esta última noche de trena, nueva amiga, nueva esposa, dama de negros velos y olvidos, tan deseada, a veces, tan anhelada, tan repelida y tan temida bruma.

Sabes que siempre será tuyo mi último respiro, Muerte, pero otórgame ese vedado instante de un beso furtivo, codiciado, prohibido.


4 comentarios:

  1. Hola, eres grande. Me he estado leyendo tu blog y he llegado a esa conclusión.

    En este texto has sido capaz de mantener el misterio hasta el final, la última línea es la que se encarga de dar sentido a todas las anteriores. Al principio pensé que hablabas de tu conciencia, luego seguí leyendo y quizá hablabas de la mala suerte o algo por el estilo, pero no... era la muerte la protagonista.

    Si lo piensas un rato, quizá la muerte sea la gran protagonista de nuestra vida, y como tal, ensaya durante años para tratar de salir a escena lo mejor preparada posible sin darnos casi oportunidad de rehuirla, obligándonos a ver toda su obra; aunque cierto es que, a veces, aparece sobre el escenario antes de lo que esperamos y es un golpe duro.

    Me gusta como escribes. Un abrazo.

    P.D: Encantada.

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias por tu comentario, en serio. Gracias por entender a una escritora inexperta como yo. Pensaba que nadie leía este blog, pero me agrada mucho que haya una persona que lo haga.

    En realidad, mi sueño es poder llegar a ser escritora de renombre, aparte de una científica loca, por supuesto. Pero aunque sé que todavía me queda mucho por hacer, pero lo seguiré intentando.

    Me gustaría mucho conocerte, de verdad.
    Si quieres agrégame a Tuenti o a Facebook. En ambos soy Mari Carmen Pérez Pérez, de Murcia. ¡Espero que no te cueste mucho encontrarme!

    Deseando conocerte, un beso.
    P.D: Me he hecho seguidora de tu blog : )

    ResponderEliminar
  3. No hay palabras para describir tu forma de escribir. Jeje

    Solo te digo una cosa. Llegarás lejos! Vas por muy buen camino. =)

    ResponderEliminar
  4. ¡Muchas gracias, Fran!
    Espero que tengas razón, porque es mi sueño desde que tengo memoria...

    Te Quiero

    ResponderEliminar