jueves, 8 de julio de 2010

Tal vez...

...nos encontremos en algún momento, en la puerta de atrás del jardín del Edén, cansados, quizá, de ese mundo tan perfecto y tan aburrido...puede que entonces dejemos de ser ángeles para convertirnos en demonios, y jugar de una vez por todas al escondite. Dejaremos de ser buenos, lo sé. No podremos negar para siempre nuestros instintos...Sé que te mueres por morder la manzana prohibida...

¿Y yo?
Yo me muero por estar un segundo a tu lado, aunque tenga que sufrir la eternidad del infierno.

Nada. No me importa nada.




No hay comentarios:

Publicar un comentario