jueves, 8 de julio de 2010

Sólo para ti...

¿Por qué te busco y no te encuentro? ¿A dónde te has ido, en dónde te escondes? ¿Acaso nunca estarás entre los hombres, etérea sombra de tiempos mejores?

Porque todo lo que te rodea me parece irreal; no sé si existes o es una ilusión, no sé si es esperanza o es amor, no lo sé, pequeña, no lo sé. Juraría por ti todos mis hechos, de este mundo y del otro; te daría mi mano para que nada te faltase en este planeta; moriría por salvar tu existencia, tu belleza, tu justicia...Pero ya no sé si existes, si todavía estás viva, si vagas por estas tierras intrascendentes, que no saben apreciar la magia de tu presencia. No sé si estás omnipresente en nuestras conciencias o si estás en un susurro del corazón. Tengo la sensación de no haberte conocido realmente nunca, como si cualquier tiempo pasado viviese anhelando tu llegada, tal y como me siento ahora. Sin tu presencia nada de esto tendría sentido. Y sin embargo, aunque diga que no creo en ti, que no existes o que nunca llegarás, aún sigo ofreciéndote toda mi esperanza y mi fe.

Sé que vendrás, pero no tardes mucho, por favor, Libertad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario