jueves, 8 de julio de 2010

El cristal de una ilusión

Dolor, amor, es lo que siento. Tú preguntas, yo respondo. Dolor, sólo dolor. No sé si estás lejos o estás cerca. No sé siquiera si existes, si eres real o sólo eres uno más de los eternos fantasmas de mis SUEÑOS. ¿Por qué me persigues? ¿Qué intentas decirme? Me confundes, me enloqueces, me alteras el pulso, la sangre, el corazón. ¿Quién eres? ¿Por qué no puedo responder a esa pregunta, como el día en que te vi por primera vez? Todo ha cambiado, y a la vez todo sigue igual. No puedo seguir fingiendo que no hay problemas, que no hay maldad. No puedo continuar con esta tragicomedia de índole griega. No puedo ignorar por más tiempo que desconozco tu nombre. Porque dudo si tu nombre es el que debería ser y no un juego, un cruce de palabras malversado por el destino...Dudas y dolor. Sólo eso. Un continuo caudal de heridas que desangran mi pobre corazón, que ya no aguanta más este incesante delirio de pasión. Me resquebrajo, poco a poco. Me desvaneces. Me matas un ápice cada segundo. Despacio. Muy despacio. Con una lentitud de locura cuasi inimaginable. Pero aún en la agonía más punzante y cruel que jamás podré soportar, reconozco que amarte ha sido el mejor de todos los errores que he podido cometer.
Siempre te querré.

2 comentarios:

  1. Este me encanta! aunque me gustan todos... jeje pero a mí en particular es este el que más me llama la atención. No se... Es que es como si me pasara a mí o algo... No sé como definirlo jiji...

    TE QUIERO mi cochuflú

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias!! Esto es lo que más me motiva a mí, saber que piensan, que sienten las personas que lo leen. En serio, gracias por tus ánimos.

    Un millón de besos!!

    ResponderEliminar